Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Presente en el pasado

Era cálido y fresco como un día de verano, una tarde en playa o caminar descalza por la arena. Me acariciaba con dos dedos, con sus yemas resbalando por mi piel como olas derramadas por la orilla un día de marea lenta, tan lenta como un vals. Como si se mojara en mi orilla. SuSigue leyendo «Presente en el pasado»